El día 18 de julio fueron recogidos en distintos puntos de la ciudad de Sevilla un total de catorce músicos de orquesta. Las horas eran intempestivas y ellos, los músicos, muy jóvenes.

Regresaron el día 29 de julio, de madrugada, totalmente agotados e incluso algunos dolientes, pero con las expectativas íntegramente superadas por un trabajo muy bien hecho, por el logro de una misión que no parecía estar a su alcance y que felizmente supieron dominar.

Los que tuvimos la suerte de poder asistir a esta aventura, tan solo nos queda agradecer al director y a los músicos los muchos momentos mágicos que nos han regalado y desearles toda la suerte necesaria para que puedan seguir adelante.

Músicos

Todos juntos con su director Archil Pochkhua forman la Sinfonietta de San Francisco de Paula y su reto era tocar en distintos lugares del país vecino, Francia.

No lo habían hecho antes, eran muchos kilómetros de viaje, los días pocos, las condiciones desconocidas y no sabían si el grupo podría estar a la altura que requiere tal desafío, pudiendo ofrecer así la armonía que de ellos se esperaba.

Llevaban preparándose de manera intensiva varias semanas, con ensayos que superaban las seis horas diarias. A lo largo del viaje siguieron ensayando todos los días, cuando su director se lo indicaba y cuando a ellos, los músicos, les salía de dentro. Siempre buscando como perfeccionar el sonido para el siguiente concierto.

Hubo algunos momentos de desasosiego y tristeza pero todos fueron superados, siendo muchos más los vividos con serenidad, orgullo y felicidad.

Conciertos

Concierto interpretado por la Sinfonietta de San Francisco de Paula en París dentro del festival “SAINT GEORGES 2012”